MURALISMO  COMUNITARIO

El mural comunitario tiene como propósito integrar varios temas pertinentes al grupo generador del mismo, para que el resultado le sea significativo a la comunidad de una manera incluyente.

Desarrollar una expresión artística desconocida para los jóvenes toma tiempo.  La intención es que exista verdaderamente una exploración de identidad tanto a nivel individual como grupal que genere resultados espontáneos y que tenga impactos para los participantes en todos lo ámbitos de sus vidas. Se trata de un medio de expresión que puede comunicar mucha información dentro y acerca del grupo.  Dicho proceso está compuesto por una serie de pasos en orden progresivo que simultáneamente son indicadores de cuánto van absorbiendo y aplicando los participantes.  De esta forma cada ejercicio representa un diagnóstico del cumplimiento de los objetivos.

El radio de incidencia de un mural comunitario muy amplio, por lo tanto las posibilidades de difundir información por este  medio son exponenciales.

Se puede trabajar un tema global como la mujer (si fuera ejecutado por mujeres),  cambio climático,  problemas-virtudes del vecindario, prevención del VIH, etc. Los talleristas deciden qué graficar dentro del tema propuesto, de esta manera el proceso y el mural se vuelven también una herramienta de diagnóstico del estado actual del grupo generador del mismo. El proceso es medible a largo plazo, ofreciendo a los participantes la integración de la comunicación gráfica con herramientas detonadoras de creatividad aplicables en todo aspecto de sus vidas.

El mural conecta lo tangible de la pintura con los procesos simbólicos internos de los participantes. Pintar a mano alzada garantiza seguir pintando luego, habiendo ganado confianza en sus capacidades tanto individual como grupalmente. Representa un medio de alto potencial de comunicación masiva con pertinencia cultural para cada comunidad.

las imágenes muestrasn algunos de los murales realizados. Hasta la fecha he trabajado 13 murales con ésta metodología.